Saltear al contenido principal

Semana 3 – Curso de verano Passivhaus -Aislamiento Térmico en Passivhaus

Aislamiento Térmico

Un buen aislamiento térmico continúo en la envolvente siguiendo la “regla del rotulador” mejora el comportamiento térmico del edificio especialmente en invierno, cuando la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior es mayor, impidiendo la transmisión de calor hacia el exterior.

En función del clima, el objetivo es optimizar el espesor del aislamiento térmico hasta encontrar el punto de inflexión, a partir del cual el aumento de grosor es muy poco relevante para la mejora de la eficiencia energética.

La idea de que un aislamiento excesivo perjudica el comportamiento térmico de los edificios en verano, debido a la dificultad de disipar el calor absorbido durante el día, se contrarresta con el resto de estrategias pasivas enfocadas al verano: disminución de ganancias solares con una orientación y protección solar adecuadas y una buena ventilación nocturna.

Puesto que las casas pasivas tienen un aislamiento térmico muy alto, las juntas constructivas deben tener muy pocas pérdidas de infiltración de aire. Las infiltraciones forman parte de las pérdidas energéticas no deseadas y no controladas que provocan un flujo de aire caliente hacia el exterior en invierno y hacia el interior en verano.

La hermeticidad al aire es un aspecto clave dentro del estándar Passivhaus que repercute de manera importante en la eficiencia energética del edificio, garantizando el correcto funcionamiento y el rendimiento de la ventilación de doble flujo con recuperación de calor. Además del aspecto energético, las infiltraciones de aire exterior generan disconfort y un movimiento de aire húmedo a través de los cerramientos, aumentando el riesgo de condensaciones intersticiales y moho superficial. La hermeticidad puede comprobarse con el llamado test de Blower-Door (prueba de presurización). Consiste en un ventilador colocado en una puerta o ventana exterior creando una diferencia de presión de 50 Pa. La envolvente exterior del edificio debe tener un resultado de la prueba de la presurización según EN 13829 inferior a 0.6 renovaciones de aire por hora (valor de estanqueidad 50 Pa).

 

El contenido de este post pertenece a la 3ª semana del curso online-gratuito del 6 al 31 de agosto: “Introducción al Passivhaus*”

Otros cursos Passivhaus 2018-2019 que también podrían interesarte

"Passivhaus-tradesperson"

 

 

*Texto legalLa empresa Energiehaus Arquitectos SLP se reserva el derecho a modificar,  ampliar o finalizar el curso  “introducción al Passivhaus” y sus contenidos en cualquier momento y sin previo aviso a sus seguidores. Este curso es gratuito y se impartirá exclusivamente en las diferentes redes  sociales online propiedad de Energiehaus Arquitectos SLP. Los contenidos son propiedad de Energiehaus Arquitectos y queda prohibida su difusión por terceros con fines comerciales

Volver arriba