Rastreador VOC

Sabías que existen perros rastreadores de moho, que trabajan para detectar mohos y hongos en edificios? Pues resulta que nosotros los humanos somos aún más eficaces en este campo. Además de la nariz, tenemos el cerebro para buscar y estimar posibles peligros derivados por sustancias VOC (Volatile Organic Components) en los espacios que vivimos.
El dilema de los VOC’s es la dificultad y el alto coste para detectar y analizarlos, porque primero tenemos que coger una prueba de aire, luego mandarlo al laboratorio, y al final hacer el análisis y la memoria…todo eso mínimo 700€. Hace pocos años, el instituto IQUH ha elaborado un protocolo de medición de sustancias VOC más económica, que consiste en formar a rastreadores VOC, expertos en poder valorar el tipo y grado de peligro de VOC’s. Los rastreadores en paises nórdicos ya trabajan como un ramo profesional para la industria de automovil. Ejemplo: cuando Audi saca un nuevo coche, pués encarga a rastreadores humanos para mejorar su producto, para que el coche no huele a “nuevo” (=mezcla explosiva de VOC’s)…lo mismo pasa con la industria del cuero etc.

[row] [one_half] lores [/one_half] [one_half] lores[/one_half] [/row]