Saltear al contenido principal

Proyecto de arquitectura Passivhaus “ARBOÇ” en Revista Arquitectura y Madera

L’Arboç es un pueblo cuya historia se vincula con la guerra de la Independencia española, un conflicto bélico desarrollado entre 1808 y 1814 dentro del contexto de las guerras napoleónicas.

De eso poco se nota a día de hoy, caminando por las calles de esta localidad.

No obstante, con la casa GE-MA en la avenida Priorat, vuelve el municipio al escenario local, luciendo por tener la primera casa certificada #Passivhaus en la provincia de Tarragona.

La casa tiene un programa convencional para una familia de 4 personas, más un estudio-taller en planta baja, definiendo la frente hacia la calle.

El programa se reparte en dos plantas, generando un patio semi-abierto hacia ponente.

 

Este patio central forma el corazón del edificio, generando un espacio con carácter personal en un entorno semi-urbano poco atractivo.

La “U” en planta anticipa una futura construcción de la parcela colindante a oeste, que es del mismo propietario y que formará de este modo un conjunto de dos casas, centrados por doble-patio privado.

Simples estrategias arquitectónicas definen espacios interiores de calidad: El salón con la escalera abierta, y la entrada del edificio, que se convierte en un espacio polivalente al unirse con la cocina abierta, creando un eje funcional en el lado este de la casa.

El edificio se concibe con una estructura de entramado ligero de madera, con aislamiento de celulosa y de fibra de madera, reduciendo así la huella ecológica de la propia construcción.

La piel del edificio juega con dos acabados diferentes: un sistema SATE (aislamiento térmico por el exterior) de color blanco combinado con una fachada ventilada de madera de alerce, que se aplica en las zonas más nobles (patio y fachada calle del estudio).

La madera de alerce tiene la particularidad de no necesitar un tratamiento anti-humedad, con lo cual no contamina el sistema freático del subsuelo. Detrás de los listones de madera, se

ha colocado una lámina anti-viento de color rojo, generando un juego sutil de colores, que se exhibe para el pasante atento.

Los arquitectos concibieron el edificio basándose en las estrategias pasivas tradicionales del Mediterráneo: orientación hacia sur de las estancias principales, inercia térmica (conseguido a través de un alto aislamiento térmico), una muy buena protección solar y la posibilidad de realizar ventilación natural nocturna en verano.

A estos conceptos tradicionales, se le han añadido soluciones “high tech” de la tecnología de construcción actual: hermeticidad al paso de aire y una ventilación de confort.

Estos ingredientes han llevado el edificio a cumplir con el estándar más exigente en términos de eficiencia energética, Passivhaus. De este modo, el edificio anticipa lo que se exige desde la Unión Europea para los edificios de energía casi nula, obligatorio a partir del 31 de diciembre del 2020 para edificios de uso privado.

La hermeticidad al paso de aire no tiene que confundirse con la “respiración” del edificio.

La piel del edificio está muy abierta al paso de vapor de agua (entre interior y exterior) – o sea “respira” muy bien. No obstante, el edificio solo deja pasar muy pocas infiltraciones de aire (en francés, se conoce bajo el concepto de “ventilación parasitaria”).

De este modo, se reducen las pérdidas energéticas, tanto en verano como en invierno, se consigue un alto aislamiento acústico, y se garantiza un confort térmico muy alto en invierno.

Con las infiltraciones controladas, se evita además la entrada de vapor de agua desde el interior del edificio hacia la propia construcción, garantizando así una mayor longevidad de la casa.

Para conseguir el control de las infiltraciones, los arquitectos concibieron desde la fase de proyecto la llamada “línea del lápiz”, concepto creado por el Passivhaus Institut, donde se define la piel que impide la salida del aire acondicionado del interior hacia el exterior.

Este concepto se comprueba en la fase de obra mediante el ensayo de Blower Door, cuantificando las infiltraciones de aire mediante un ventilador que presuriza el edificio a una diferencia de presión constante de 50 pascales.

El conseguir un valor límite de 0,6 renovaciones hora (n50) que marca el estándar Passivhaus es solo posible con un esfuerzo conjunto entre arquitecto, dirección de obra y empresa constructora concienciado en este tema.

En el caso de la casa GE-MA, se consiguió un valor de 0,4 renovaciones hora (con 50 pascales de diferencia de presión). Visto la alta hermeticidad al aire del edificio, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica de doble flujo (llamado “ventilación de confort”).

Este sistema garantiza una muy alta calidad del aire interior, ya que dispone de un filtro F7, que filtra la mayor parte de las partículas y pólenes del aire exterior. Además tiene integrado un recuperador de calor, que recupera una gran parte de la energía que sale hacia el exterior de la casa (tanto el aire calefactado en invierno como el refrigerado en verano).

Desde luego, el usuario puede abrir las ventanas siempre cuando quiera, solo que no haría falta hacerlo por razones de higiene.

Una protección solar exterior de screens enrollables reducen las ganancias solares en verano.

Se ha calculado una ventilación natural nocturna de 0,8 renovaciones por hora con la herramienta PHPP, estrategia pactada con el usuario. Grosores de aislamiento de entre 6cm (solera) y 25cm (paredes y cubierta) y ventanas con perfilesde madera de alta eficiencia energética (Uf entre 1,2-1,3 W/m2k) y cristales dobles bajo emisivos (Ug 1,0 W/m2k y factor solar 41%) rondan el concepto energético.

Como suma de estas estrategias, se ha calculado una demanda para calefacción de 13 kWh/m2a, y una demanda para refrigeración de 16 kWh/ m2a, aproximadamente 5 veces menor que las demandas energéticas de un edificio convencional de obra nueva.

El edificio pasó por un proceso de auditoría Passivhaus exitoso, terminándose por certificarse bajo este estándar internacional. Actualmente, se están registrando los índices climáticos del interior de la casa (temperatura, humedad relativa y CO2), para analizar con detalle el comportamiento energético futuro del edificio.

 

  • LOCALIZACIÓN: AVENIDA PRIORAT 4, ARBOÇ
  • SUPERFICIE CONSTRUIDA VIVIENDA: 188 M2
  • PROMOTOR: GERARD GUASCH Y MARTA MESTRE
  • ARQUITECTOS: ENERGIEHAUS ARQUITECTOS SLP
  • DISEÑO PASSIVHAUS: ENERGIEHAUS ARQUITECTOS SLP
  • CONSTRUCCIÓN: PAPIK CASES PASSIVES
  • PROYECTO INSTALACIONES: PROGETIC
  • FOTOGRAFÍA: POL VILADOMS

Información general de proyecto Leer aquí

Descargar PDF de artículo Revista, aquí

 

¿Eres arquitecto? este curso debería interesarte

¿Eres un profesional de la construcción? este curso te interesa 

"Passivhaus-tradesperson"

Volver arriba