EnerPhit en Palacio de Congresos

El Palacio de Congresos Europa en Vitoria recién galardonado con el prestigioso sello EnerPhit – sinónimo de Passivhaus para obras de rehabilitación.

Se trata de un edificio de finales de los años 80 que ha pasado por una serie de reformas y ampliaciones a lo largo de su vida. Actualmente puede albergar hasta 5.700 personas (inicialmente 1499). La última intervención lo ha convertido en una referencia para la construcción sostenible en España. Se trata de la rehabilitación energética de la parte central del edificio, de unos 10.000 m2 construidos, con la integración del nuevo auditorio “María de Maetzu” (pedagoga y humanista española, nacida en Vitoria), para 800 personas. Esta intervención aporta al edificio con 2 sellos de sostenibilidad, LEED-Oro y EnerPhit. Cuando el primer sello valora la sostenibilidad del edificio en su conjunto (desde aspectos urbanísticos, pasando por aspectos energéticos, sociales y ambientales), el sello EnerPhit certifica un edificio de bajísimo consumo energético.

Imagen 1 - nuevo Palacio de Congresos Europa - fuente: Energiehaus

Imagen 1 – nuevo Palacio de Congresos Europa – fuente: Energiehaus

Con la certificación EnerPhit se demuestra la viabilidad de conseguir en España una de las certificaciones más exigentes internacionales en un proyecto XXL, con todas sus complejidades, no solo a nivel técnico, sino también logístico y administrativo, ya que el proyecto requería en este caso una gestión larga de más de 6 años, desde el inicio del proyecto hasta la entrega del certificado, pasando por varios equipos proyectistas y un presupuesto de ejecución limitado, fruto de un concurso público para la adjudicación de las obras, con todas las incógnitas que suele conllevar este tipo de concursos.

Como complejidad adicional se tenían que realizar las obras con el ala norte y sur del edificio en pleno funcionamiento, integrando las nuevas intervenciones, sobre todo de generación de calor y de frío, en una infraestructura ya existente, ya que el edificio funciona en su conjunto, y no como una suma de tres edificios.

Imagen 2 - Obras con edificio en funcionamiento - fuente: Lurgoien

Imagen 2 – Obras con edificio en funcionamiento – fuente: Lurgoien

Las actuaciones para conseguir el sello EnerPhit, que es la versión “Passivhaus” en caso de rehabilitación, consistían sobretodo en una estrategia de reducción de pérdidas energéticas a través de un alto aislamiento térmico, (25cm en fachada, 26cm en cubierta y 15cm en planta baja, ventanas con una U-window promedia de 0,83 W/m2k) y un control riguroso de la hermeticidad al paso de aire.

Al ser un edificio muy grande y de uso terciario, el control de las ganancias internas de calor condiciona el “performance” energético del edificio de modo muy relevante. Curiosamente, el impacto de estrategias pasivas muy eficientes en tipología de viviendas de tamaño “pequeño”, en el caso del Palacio Europa pueden tener una relevancia muy reducida.

Imagen 3 - Aislando el forjado existen en cubierta- fuente: Lurgoien

Imagen 3 – Aislando el forjado existen en cubierta- fuente: Lurgoien

 

Imagen 4 - Trabajando la hermeticidad al aire, también en los conductos de agua- fuente: Lurgoien

Imagen 4 – Trabajando la hermeticidad al aire, también en los conductos de agua- fuente: Lurgoien

La ventilación controlada, obligatoria según código técnico para esta actuación, se solucionó mediante equipos de alto rendimiento, con una recuperación de calor media estimada del 66%. Este rendimiento no es el oficial según fabricante, sino un valor conservador, utilizado por los diseñadores EnerPhit del edificio conforme el protocolo de certificación.

En general, las optimizaciones energéticas realizadas suelen ser simuladas en un proceso “Passivhaus” con cierta cautela, para reflejar lo mejor posible el funcionamiento real del edificio. Por eso, se corrigen una serie de valores suministrados por los fabricantes, que suelen sufrir por el efecto “Volkswagen”, una estrategia común en el sector de la construcción, donde los lobbies de los fabricantes han ido introduciendo en las normativas ciertas facilidades para maquillar los rendimientos reales de sus productos.

Una ventaja del sello privado Passivhaus es precisamente saltarse estas normativas y pedir en el proceso de certificaciones unos valores corregidos, más conservadores. Estas correcciones no se hacen con el cálculo de la calificación energética según Código Técnico.

Imagen 5 - La ventilación mecánica instalada en el espacio técnico - fuente: Lurgoien

Imagen 5 – La ventilación mecánica instalada en el espacio técnico – fuente: Lurgoien

 Para aumentar las ganancias solares del edificio, se ejecutó un lucernario nuevo en la parte central del edificio, y se abrió en la fachada este hacia la avenida Gasteiz una serie de salas multiuso y de uso gastronómico, con grandes ventanales para crear una relación estrecha con la ciudad.

Imagen 6 - Aberturas del restaurante hacia la ciudad- fuente: Lurgoien

Imagen 6 – Aberturas del restaurante hacia la ciudad- fuente: Lurgoien

Según cálculos realizados por los diseñadores responsables EnerPhit (el tándem Varquitectos y Energiehaus), esta parte central del edificio tendrá una demanda prevista de calefacción de 20 kWh/m2a, que corresponde a una carga de calefacción de 16 W/m2 en el día más frío del año. En verano, la demanda para refrigeración es de 5 kWh/m2a, con una carga de frío de 6W/m2.

El mismo edificio cumpliendo Código Técnico hubiese tenido una demanda para calefacción de 92 kWh/m2 y de 5 kWh/m2a para refrigeración. En época de invierno, estamos hablando de una mejora del factor 4,6. El ahorro anual total debido a la reforma (y teniendo el modelo CTE como referencia) son de 320.000 kWh anuales.

Suponiendo un coste de Pellets 0,05 eur/kWh, y de 0,2 eur/kWh electricidad directa, el ahorro anual económico asciende aproximadamente a 28.000 €/a, respecto al mismo edificio, pero cumpliendo Código técnico. Desde luego, el ahorro real es mucho mayor, ya que el estado anterior de la reforma no cumplía con el CTE.

Lessons learnt: ¿Cuáles son las lecciones aprendidas de un proceso tan complejo como se da en esta reforma del Palacio de Congresos ?

A nivel técnico:

  1. Hermeticidad al paso de aire:

Conseguir un buen nivel de hermeticidad al paso de aire en un edificio existente ya es complejo de por sí. Por eso, el sello EnerPhit da un margen algo mas alto para el valor n50 máximo permitido de 1,0 renovaciones hora. Este ensayo de control, que se ha de realizar en la fase de ejecución, refleja las infiltraciones de aire a 50 pascales de diferencia de presión entre el exterior e interior del edificio. 50 Pascales equivale a una presión de viento aproximado de 30 km/h.

El test de Blowerdoor es unos de los grandes retos para conseguir la certificación Passivhaus/Enerphit. Existen varios casos de edificios, que han cumplido con todos los criterios de certificación, pero que debido a no poder cumplir con el valor n50, no han podido ser certificados.

En el caso del Palacio Europa, varios ensayos en la fase de ejecución han sido necesarios, hasta llegar a un valor aceptable por parte del Passivhaus Institut. Una dificultad adicional ha sido el tener dos medianeras muy grandes (paredes entre la parte central y los dos alas laterales) y no del todo herméticas (puertas que conectan las diferentes partes del edificio), que daban infiltraciones adiabáticas, pero que no podían ser controladas del todo durante los ensayos. Para poder eliminarlas, hubiera sido necesario tres equipos grandes de ventiladores, que crearían una presión igual en todo el edificio. A día de hoy, no hay empresas en España que hubieran podido llevar a cabo un ensayo tan complejo.

2. Equilibrado del sistema de ventilación

Para certificar con sello EnerPhit/Passivhaus, es necesario justificar que los caudales de ventilación in situ sean conformes con los caudales definidos en proyecto. Los sistemas de ventilación en edificios terciarios suelen ser complejos, donde es usual combinar la ventilación con el acondicionamiento térmico (Unidades de tratamiento de aire).

El aire impulsado en las estancias suele ser una combinación entre recirculación y aire primario (aire del exterior). En varios casos se ha visto que es difícil conseguir un equilibrado de los caudales de ventilación, cuando el diseño o bien la ejecución no está bien hecha.

3. A nivel administrativo:

El justo presupuesto de ejecución definido en las bajas del concurso de ejecución de obras conlleva una conflicto de interés continuo entre el contratista y el promotor público, especialmente peligroso en un proceso de certificación Passivhaus, ya que muchas empresas constructoras aún no están conscientes de los compromisos que conlleva una ejecución Passivhaus, que pide una muy alta calidad en la ejecución en la obra, no solo en temas de aislamiento térmico, sino también en la ejecución de la envolvente en general y las instalaciones activas.

A esta dificultad se suma la necesidad de realizar un proceso de diseño holístico, una colaboración muy estrecha entre los diseñadores Passivhaus y el equipo que firma el proyecto. Sería interesante plantearse en el futuro una contratación no a través de un contratista único, sino por gremios. Eso garantizaría para el promotor un mayor control de calidad y de presupuesto sobre la obra, ya que se evitan subcontrataciones con empresas que no siempre son la mejor opción para el promotor. Este método de contratación por gremios es aún común en países centro europeos, y suele dar muy buenos resultados. Desde luego, la contratación por gremios requería un equipo de arquitectos/arquitectos técnicos especializados en este campo.

Para el trabajo en equipo de modo fluido, tal como se necesita para proyectos Passivhaus, es muy importante contratar directamente desde la administración pública a los diseñadores y certificadores Passivhaus/Enerphit.

Pasar el gasto de contratación de estos dos actores a la empresa contratista, no solo significa una carga adicional para ellos, sino también resulta en un cierto conflicto de intereses de los diseñadores/certificadores Passivhaus. En el caso del Palacio de Congresos, la certificación ha ido a buen puerto por la experiencia de los diseñadores Passivhaus; un equipo que ha trabajado separando el control de obra y el diseño en “oficina”, a través del equipo Varquitectos in situ, y Energiehaus, ex situ.

Restaurante/cafetería: Parte del edificio certificado es el restaurante y la cafetería en cubierta. En el certificado se han establecido criterios de eficiencia energética para estos usos (equipos muy eficientes etc.), que aún no se han instalado, porque falta aún por adjudicar las licencias para estas actividades.

El ayuntamiento de Vitoria tendría que vigilar que los concesionarios respectivos sigan las recomendaciones establecidas para el sello EnerPhit. Estas empresas se deberían comprometer en seguir estas recomendaciones del certificado Passivhaus.

Equipo de la obra de reforma Palacio de Congresos Europa:

  • Promotor: Servicio de Planificación y Proyectos del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz
  • Arquitectura: IDOM en fase de proyecto básico y Izaskun Larzabal en fase de proyecto de ejecución
  • Ingeniería de instalaciones: FACTOR 4 Ingenieros Consultores
  • Diseño y control Passivhaus: Varquitectos y Energiehaus Arquitectos
  • Certificación Passivhaus: Passivhaus Institut
  • Constructora: Lurgoien S.A.

Redactado por Micheel Wassouf . julio del 2017