Conoce todo sobre la Casa Pasiva (Articulo de la maison pasiva france)

SLIDE-CERTIFICACION

 

Conozca todo sobre la Casa Pasiva!

Imagínese una casa perfectamente aislada, como si estuviera recubierta con un escudo que la protege tanto en invierno como en verano. Te encuentras bien en su interior, estás viviendo y además emites calor. Si además el tiempo es soleado, todavía mejor, pues no será necesario calentar dicha vivienda. En verano, sin embargo se evitará la entrada de sol en su interior porque éste no será necesario.

¿Por qué “pasiva”? ¿No hace nada? El concepto de Casa Pasiva se basa en que el calor del interior de la casa (el procedente de las personas y electrodomésticos) y el calor procedente del exterior (radiación solar) son suficientes para calentar una vivienda. Un edificio ocupado que no pierde su calor interno no requiere de calefacción para vivir de forma confortable. La calefacción de la vivienda nos servirá únicamente para compensar las pérdidas de calor.

¿Cuáles son los problemas de la calefacción?

Contaminación. Para calentar necesitamos energía y el uso de esa energía genera contaminación. Más o menos según el tipo de energía utilizada (las energías renovables son menos contaminante que el resto), pero la única manera de reducir adecuadamente la contaminación es consumir la menor cantidad de energía posible. De todas las emisiones, la contaminación atmosférica es quizás la más importante pero no la única: contaminación acústica, visual y olfativa se encuentran en todos los sistemas de calefacción tradicionales.

Espacio Interior. ¿Te gustan los radiadores? Los hay que hacen ruido, que huelen a polvo quemado, o aquellos que ocupan un espacio desproporcionado. Existen afortunadamente, sistemas de calefacción integrados en los edificios, pero estos conllevan otro tipo de problemas de gestión, mantenimiento, etc.

Zonas calientes y frías. Efectivamente. Si se calienta un espacio se crean puntos calientes y siguiendo la misma lógica, también se crean puntos fríos. Cuánto más se calienta, mayor será la diferencia entre las zonas calientes y frías. Hasta el punto de que las zonas de confort en la vivienda disminuyen gradualmente a medida que se aumenta la calefacción. ¡Qué desperdicio!

Costes. La calefacción se tiene que pagar. El coste de la energía irá subiendo de forma inevitable, incluso si en la actualidad es (muy) bajo es un aspecto importante a tener en cuenta. El sistema de calefacción, también, representa una inversión significativa. Se pueden hacer cosas mejores con ese dinero

blogmicheelwassouf2

 

 

¿Cómo se mantiene el calor?

Con aislamiento. Es evidente que para mantener el calor en una vivienda (o bien dejarlo fuera en un clima cálido), se tiene que aislar la envolvente. Las mayores pérdidas de calor se producen a través de la envolvente: primero por el techo (el aire caliente sube), luego por las paredes y finalmente por el suelo. Las puertas y ventanas son considerados como parte particular de la envolvente (transparentes y/o practicables).

Además de un aislamiento eficaz de la envolvente, es necesaria una atención especial en la eliminación puntos con flujo de calor, los denominados “puentes térmicos” porque son pasajes (puentes) que promueven pérdidas de calor. En la práctica, se debe dar preferencia al aislamiento externo, ya que elimina estos puentes.

Las puertas y las ventanas, menos aislantes que las partes opacas fijas, deben también llegar a un mayor nivel de aislamiento. El uso de triple acristalamiento de calidad es conveniente o necesario para lograr un rendimiento suficiente de aislamiento en una casa pasiva.

Ventilación y estanqueidad. Para evitar las fugas térmicas, las viviendas pasivas deben evitar cualquier tipo de infiltraciones de aire. ¿Conoces esas corrientes de aire frío tan desagradable cuando las casas están mal acabadas? Antes de la aparición de la ventilación controlada, los puentes térmicos permitían la renovación de aire interior, esencial para el bienestar de los ocupantes. Sin embargo ahora, son puntos a eliminar por completo puesto que amenazan el rendimiento térmico necesario para una casa pasiva. En una casa pasiva la ventilación debe ser el único paso obligado del aire y no por “fugas” térmicas. La estanqueidad así cómo el aislamiento, son criterios esenciales en una casa pasiva.

Recuperación del calor saliente. Una casa pasiva, como cualquier hogar moderno y confortable, está bien ventilado. La ventilación aspira aire exterior y luego lo expulsa nuevamente después de haber pasado por la zona caliente, de hecho, no tiene sentido calentar el aire entrante para volverlo a expulsar nuevamente al exterior. Cuándo el aislamiento es satisfactorio, la ventilación se convierte en una vía importante de pérdida de calor. La idea es sencilla: se recupera el calor del aire saliente (no el aire en sí, sólo su calor) para precalentar el aire entrante. En período frío, no vamos a dejar entrar el aire congelado del exterior! . Por esta razón, la mayoría de casas pasivas vienen equipadas con una ventilación llamada de “doble flujo” (flujo entrante y flujo saliente pasan por el sistema de ventilación) con intercambiador de calor. Dentro del contexto de casa pasiva, este ventilador debe recuperar al menos el 75% del calor del aire saliente para transferirlo al aire entrante (rendimiento calculado sobre el aire de extracción).

Para economizar todavía más, también es posible recuperar el calor de las aguas grises salientes (lavaplatos, lavadora, ducha, lavabos) para precalentar el agua entrante procedente de la red pública (o el aire entrante).

¿Son diferentes las casas pasivas? No. Nada se parece más a una casa pasiva que una casa que no lo es. Se requiere un determinado rendimiento energético, no una forma o un aspecto específico. Desde el diseño clásico al diseño extravagante, los arquitectos pueden diseñar casas pasivas igual que las tradicionales.

Los patrones climáticos regionales son las principales influencias en la arquitectura de las casas pasivas. Sin embargo, suelen tener muros gruesos, como consecuencia de la cantidad de aislamiento requerido. Es frecuente encontrar grandes ventanales orientados al sur para aprovechar las ganancias solares y pocas ventanas al norte para evitar pérdidas.

Del mismo modo, es aconsejable diseñar casas compactas para disminuir la superficie de la envolvente a aislar. Una vez más, el clima y las limitaciones económicas influyen en la arquitectura.

A menudo existe también confusión con la arquitectura bioclimática. Un diseño bioclimático no es ni necesario ni suficiente para construir una casa pasiva. No es necesario porque se puede construir una casa pasiva incluso si la orientación viene impuesta. El ambiente urbano es incompatible con el diseño bioclimático, mientras que sí se presta a ser pasivo. No es suficiente, puesto que, una casa de diseño bioclimático no necesariamente respeta los criterios de la casa pasiva. Existe sin embargo una conexión: un diseño bioclimático a menudo puede reducir los costes de construcción de una casa pasiva. Aprovechar la energía solar gratuita y protegerse de los vientos fríos reduce la inversión en aislamiento.

¿Una casa pasiva es ecológica? Sí, en relación con una casa respetuosa con las normativas térmicas actuales, ya que la casa pasiva ahorra una gran cantidad de energía. El gasto de energía para la calefacción debe ser cuatro veces menos que el de una casa que cumpla el Reglamento Térmico 2005 (y diez veces menos que un edificio existente). Como hemos visto anteriormente, este ahorro de energía reduce significativamente el impacto de la vivienda en el medio ambiente.

No, si se estima que una casa es ecológica sólo si ha sido construida con materiales naturales. Una casa pasiva puede construirse con muchos materiales, desde el más natural al más artificial.

Los estudios son claros: el mayor impacto de una casa está en su consumo de energía durante su vida útil y no en el impacto de su construcción. Para aquellos que no estén convencidos, les bastará con alargar el periodo de cálculo…Es sorprendente.

Dicho esto, es posible combinar ambos aspectos: diseño/construcción ecológica y eficiencia de una casa pasiva. La mayoría de las viviendas actuales no tienen ninguna de las dos cualidades mencionadas anteriormente. Pero si tenemos que elegir (por razones de coste o arquitectónicas), es más respetuoso para el medio ambiente construir una casa pasiva con materiales contaminantes que un colador térmico construido con materiales naturales…

blogdemicheelwassouf3

¿Una casa pasiva es cara?

Sí, si se tiene en cuenta la inversión inicial. El estudio térmico, la construcción cuidadosa, la cantidad y la calidad del aislamiento y otros materiales, el uso de una carpintería específica aumentan sustancialmente el coste de la construcción. Se estima entre un 15-25% para una vivienda unifamiliar, entre un 5-10% para vivienda colectiva y un poco menos para las oficinas. Este coste adicional es también uno de los obstáculos para generalizar este tipo de edificios, mientras que sabemos que es un puro pretexto.

No, si se tienen en cuenta los costes de funcionamiento. A través del ahorro de energía que permite la construcción pasiva, los costes de funcionamiento de una casa pasiva serán menores que los de un edificio “normativo” durante décadas. El sobrecoste de construcción será amortizado mucho antes de que el final de su vida útil.

¿No es ésta la característica de una buena inversión? El equilibrio entre la inversión inicial y la economía de funcionamiento ha servido para calcular los valores óptimos que deben ser respetados. Los criterios cuantitativos para diseñar una casa pasiva derivan de un cálculo económico que optimiza la inversión, y no de una estimación. Si estás interesado en una casa pasiva probablemente es porque tu horizonte no se limita al año próximo… Una de las ventajas de las casas pasivas es estar por delante de las normativas térmicas actuales. Construyendo (o rehabilitando) según los criterios de la casa pasiva, la reventa de tu propiedad será mucho más fácil que la gran la mayoría de las viviendas. El valor patrimonial de una casa pasiva es sin duda superior al de una casa normativa equivalente, con una revalorización que aumentará regularmente en paralelo al aumento del coste de la energía.


¿El sistema constructivo viene impuesto? 
No. La construcción de una casa pasiva es libre: desde la construcción metálica hasta construcción con paja, pasando por las más habituales realizadas en hormigón y madera, no existe recomendación alguna sobre un sistema constructivo. La construcción puede ser artesanal o industrial, pero debe ser una construcción cuidadosa y de alta calidad, que no es la práctica general en Francia. Existen sin embargo, rasgos comunes en todas las casas pasivas: importantes aislamientos, ventilación mecánica controlada doble flujo (VMC 2F), y opcionalmente, en las regiones más cálidas, un pozo canadiense (también denominado pozo Provenzal). Las nuevas normativas térmicas son, por otra parte, la base de las innovaciones en los edificios. El uso de aislantes al vacío, vidrios especiales, nuevos sistemas de recuperación de calor, materiales de cambio de fase y las nuevas técnicas de prefabricación están surgiendo para satisfacer las nuevas necesidades constructivas de las casas pasivas.

 

cropped-Passive-House-Certifier.png¿”Casa pasiva” es una etiqueta?

En el sentido francés, esto sería una etiqueta porque la etiqueta no es objeto de una normativa nacional. Pero la eficiencia energética de la vivienda pasiva es superior a la del edificio de Bajo Consumo (BBC) correspondiente a la normativa francesa más exigente actualmente (Effinergie). Una verdadera casa pasiva debe estar certificada y debe cumplir con unos criterios específicos, especificados por el Instituto Passivhaus [http://www.passiv.de]:

  • Demanda de calefacción debe ser inferior a 15 kWh / m² / año. Esta demanda es el resultado de su optimización económica (sin sistema de calefacción independiente). Para una casa de 100 m², representa un máximo de 1500 kWh para todo un año.
  • La estanqueidad n50 <0,6 / h: este criterio es difícil de entender para un neófito, únicamente conocer que esta hermeticidad se comprueba mediante un test denominado “Blower Door Test”(ver glosario [http://www.lamaisonpassive.fr/spip/spip.php?article11]) y que verifica la ausencia de fugas e infiltraciones de aire no deseadas.
  • El consumo de energía primaria por debajo de 120 kWh / m² / año. El objetivo es reducir el consumo energético, así que no sería coherente derrochar energía en otros dispositivos de calefacción (aire y agua), iluminación, electrodomésticos y otros aparatos. Según la fuente de energía utilizada, la conversión de energía primaria en energía final puede penalizar más o menos. A nivel eléctrico representa unos 44 kWh/ m²/ año en el contador, cifra considerablemente baja. Las energías renovables tienen una conversión más favorable.

La certificación requiere una validación del diseño y del cálculo del consumo energético, así cómo superar la prueba de estanqueidad (“Blower Door Test “), y finalmente conseguir una serie de consumos. En resumen, una simple declaración no es suficiente! Desconfía de la publicidad engañosa, ahora ya conoces lo suficiente para descartar la mayoría de engaños.

¿No es mejor una casa positiva? Las viviendas de energía positiva se ven a menudo como la panacea del hábitat sostenible, ya que producen más energía de la que consumen. El problema viene dado en muchas ocasiones porque se produce energía cuando no es útil y luego se consume tanta energía como las demás cuando no se produce energía. El resultado final no es obvio, sobre todo por las importantes inversiones en equipo pesado y por el impacto en el medio ambiente que no es necesariamente positivo. La disminución del consumo energético no debe ser sustituido por la costosa generación de energía ¡Una casa pasiva, debido a su bajo consumo de energía, es la base ideal para una casa de energía positiva. De hecho, es mucho más fácil y más económico compensar el bajo consumo de energía de una casa pasiva que aquella consumida por una vivienda estándar.

¡Quiero visitar una Casa Pasiva! Hay alrededor de 1.000 casas pasivas en Francia (de los cuales casi 100 están certificadas “Maison Passive / Passivhaus”), y varios miles más en Alemania, Suecia, Suiza, Bélgica, Italia y Dinamarca: La Casa Pasiva y los pueblos de Europa http://www.lamaisonpassive.fr/spip/spip.php?Artículo 16

Una vez al año, en noviembre, los edificios pasivos abren sus puertas en toda Europa, son las Jornadas de Puertas Abiertas http://www.lamaisonpassive.fr/spip/spip.php?article133.

¿Cuándo será? Existen ya muchas casas pasivas, y muchas otras se están construyendo ya. Existen también rehabilitaciones pasivas! En un futuro cercano, todos los edificios deben acercarse a la eficiencia “pasiva”. En Francia, el “Grenelle” del medio ambiente ha elaborado una hoja de ruta [http://www.lamaisonpassive.fr/spip/IMG/pdf/Grenelle_G1_Synthese_Rapport2.pdf] para la adecuación de las prestaciones térmicas. El objetivo es llegar a edificios de Bajo consumo energético (BBC) en 2012 y luego la construcción pasiva en 2020 (denominado BEPAS). En el ámbito inmobiliario y su legendaria inercia, este futuro está muy cerca.

Escrito por: Etienne Vekemans, Presidente de la Asociación Maison Passive France en dic 2012

Traducido y revisado por: Eva Jordan, Arquitecta y PassivHaus Designer