Saltear al contenido principal

Sistemas de calificación y certificación ambiental y estándares de construcción

Sistemas de calificación y certificación ambiental

Debido a la complejidad del concepto de sostenibilidad, en las últimas dos décadas se han desarrollado diversas normas  ISO (organización Internacional para la estandarización) para cuantificar los índices de sostenibilidad en la edificación.

Estas normas intentan englobar todos los aspectos de la sostenibilidad, y son mucho más completas que las normativas vigentes sobre sostenibilidad.

Es importante entender que estas “normas de sostenibilidad” aplicadas a la edificación son de carácter voluntario, pero que podrían servir para futuras normativas nacionales de carácter obligatorio.

A raíz de dichas normas ISO, en las últimas décadas han visto la luz una serie de herramientas que cuantifican la sostenibilidad de un proyecto o edificio, y que son conocidas como “sistemas de calificación y certificación ambiental”.

Existen tres organizaciones que desarrollan las herramientas de evaluación ambiental en la construcción.

  • World Green building Council (WGBC) , la asociación más conocida, donde prevalecen los criterios de la filial estadounidense United States Green Building council (USGBC).

 

  • International Initiative for sustainable Building Environment (IISBE), una organización sin ánimo de lucro implantada fundamentalmente en el ámbito académico. Promueve la investigación y la formación en el campo de la sostenibilidad, y desarrolla la herramienta SBTool para la aplicación en los países emergentes.

 

  • Sustainable Building Alliance (SBA) una asociación international creada con el fin de desarrollar un procedimiento común de evaluación a partir de la defimición de indicadores básicos

 

Sellos Certificaciones ambientales

 

Además de estas tres organizaciones, recientemente está surgiendo un nuevo perfil de asociaciones de evaluación ambiental con una filosofía más independiente que las grandes empresas multinacionales como, por ejemplo, el International Living Institute o la asociación Ecometro, que desarrolla una versión más sencilla de evaluación medioambiental de edificios.

Hoy en día existe una veintena de herramientas basadas en estas normas ISO*, la más conocida de las cuales es LEED (Leadership in Energy and environmental Desing), desarrollada por el USGBC y basada en normativa estadounidense.

La mayor parte de los edificios certificados LEED (principalmente edificios de oficinas y comerciales) se encuentra en Estados Unidos, aunque existe una fuerte tendencia hacia la internacionalización del sello, que tiene presencia en más de noventa países, sobre todo en Latinoámerica.

Certificación BREEAM es el equivalente británico, con más difusión en la Unión Europea, mientras que las española VERDE puede servir como ejemplo de herramienta desarrollada para un mercado local. A diferencia de esta útima, de implantación exclusiva en España.

Los sistemas LEED, BREEAM o el alemán DGNB tienen una política agresiva de conquista de mercados de ámbito global, y desarrollan estrategias de marketing similares a las de grandes multinacionales.

Las certificaciones medioambientales cuantifican el impacto ambiental a lo largo de las seis etapas de vida de un edificio:

  1. Planeamiento urbanístico: se cuantifican aquellos impactos medioambientales generados por las decisiones urbanísticas (por ejemplo, las infraesructuras).
  2. Producto: se cuantifican aquellos impactos medioambientales generados en el proceso de producción de los materiales de construcción.
  3. Transporte de materiales: se cuantifican aquellos impactos ambientales gnerados por el transporte de materiales de construcción hasta la obra.
  4. Construcción: se cuantifican aquellos impactos medioambientales generados durante la obra.
  5. Uso del edificio: se cuantifican aquellos impactos medioambientales generados durante el uso del edificio. La parte más importante de esta etapa es el consumo energético del edificio y la energía que requiere el mantenimiento.
  6. Fin de vida: se cuantifican aquellos impactos medioambientales generados en la destrucción y reutilización del edificio (o de partes del mismo).

Para cada una de las etapas se asignan unos criterios de sostenibilidad que relacionan los diferentes aspectos en la edificación con los impatos ambientales.

La asociación internacional SB-Alliance ha definido un total de 116 criterios para valorar la sostenibilidad en la edificación.

En función del clima y de las necesidades socioculturales de cada región o país, cabe elegir los más relevantes para la zona (por ejemplo, el criterio de reutilización de aguas pluviales tiene un importante diferencial si el edificio se encuentra en Reino Unido o España).

A cada criterio se asocia uno i más importantes e indicadores.

Un impacto ambiental define un cambio en el medio ambiente resultado de la actividad humana vinculada a la construcción, uso y derribo de un edificio; este impacto ambiental queda cuantificado por un indicador medioambiental (por ejemplo, el CO2 equivalente en el caso del cambio climático).

Característica común de certificados ambientales 

Una característica común de las certificaciones ambientales es su enfoque global hacia la sostenibilidad.

Pocas de estas herramientas valoran directamente la arquitectura pasiva, pues en el capítulo que trata el criterio de energía, únicamente miden el consumo energético del edificio. De esta manera, un edificio mal proyectado arquitectonicamente (con mala orientación, poca protección solar, etc.) puede conseguir la mejor clasificación medioambiental con un sistema de instalaciones activas (calefacción y refrigeración) muy eficiente.

Los estándares de construcción

Mientras que los sistemas de certificación medioambiental intentan controlar todos los impactos medioambientales del edificio a través de los sus criterios correspondientes, los estandares de construcción se centran en controlar criterios muy determinados.

La mayor parte de los estándares actuales se han desarrollado para limitar la demanda y consumo de energía durante el uso del edificio, aspecto que queda reflejado en la factura de energética que debe pagar el usuario del mismo.

Es estándar Passivhaus es el más conocido en el ámbito internacional, desarrollado en Alemania desde finales 1980.

Existen además otros estándares recientes que incorporan el impacto ecológico y de salud ambiental, pero sin la pretensión global de los sistemas de certificación medioambiental.

Un buen ejemplo de este tipo será el Minergie-ECO (o Minergie-P-ECO), que cuenta con un protocolo ecológico muy pragmático.

Un estándar de construcción tiene tres vertientes: 

  1. Requisitos energético mínimos. Establece una serie de requisitos energéticos mínimos que se basan, por ejemplo, en limitar la demanda de energía para calefaccción y refrigeración, así como el consumo de energía primaria total.
  2. Conjunto de soluciones. Ofrece al mercado de la construcción un conjunto de soluciones muy concretas para conseguir estos requisitos mínimos, y que suelen comprobarse en los edificios prototipo antes de salir al mercado. La mayor parte de los estándares están desarrollados en climas centroeuropeos, de modo que priman las soluciones dirigidas a la época invernal.
  3. Herramientas de cálculo. cada estándar ofrece unas herramientas de cálculo para que el proyecto desarrollado cumpla con los requisitos establecidos. Muchos estándares han desarrollado herramientas a medida para arquitectos, los responsables del control energético de los edificios que proyectan, y la más conocida en PHPP (Passivhaus Projecting Package: Paquete para proyectos Passivhaus).

Un rasgo común de todos los estándares es que han sido desarrollados por entidades privadas. Cuando un estandar logra cierto prestigio y se han construido una cantidad mínima de edificios según él, las autoridades regionales o nacionales les otorgan un reconocimiento oficial.

Todo ello se produce, evidentemente, tras haber demostrado el buen funcionamiento de estos edificios.

Los estándares van mucho más allá de la normativa oficial y pueden ser considerados la vanguardia en la construcción energéticamente eficiente.

No obstante, debe recordarse que no incluyen todos los criterios de sostenibilidad aplicables a la construcción de un edificio.

Dos de los estándares más importantes del mercado: Passivhaus  y Minergie-ECO

El estándar Passivhaus cuenta con más de veinte años de desarrollo continuo y más de veinte mil unidades construidas. El Estándar más conocido internacionalmente, puede considerarse la base de trabajo para los edificios de “Energía casi nula” impuesto por la Unión Europea.

Muchos otros estándares – como el francés  Effinergie o el italiano CasaClima- se basan en la experiencia Passivhaus.

Su enfoque sobre el control de la demanda de calefacción y refrigeración es de especial importancia para los arquitectos, pues intenta conseguir un control energético mediante el desarrollo de los componentes pasivos de la arquitectura, por un lado, y con el apoyo de sistemas activos energéticamente eficientes, por otro.

A finales de la década de 1980, Walgang Feist, actual director del Passivhaus Institute de Darmstadt, y Bo Adamson descubrieron que cuando la carga para calefacción no superaba los 10w/m2 de superficie útil es posible suministrar el calor necesario para mantener el confort en invierno mediante una ventilación controlada con recuperación de calor.

Este caudal de ventilación es el mínimo necesario para garantizar una buena calidad del aire en las estancias interiores (0,3 renovaciones/h).

De este modo, podía prescindirse de la instalación convencional de radiadores o suelo radiante y conseguir un ahorro respecto a un mismo edificio de bajo consumo, pero menos eficiente, que tenía que instalar un sistema de calefacción convencional para asegurar el confort en invierno.

Esta definición de un edificio Passivhaus sigue siendo válida para hoy en día. Con el paso del tiempo el Passivhaus Institute completó la definición del estándar para climas más cálidos, y recientemente se han construido edificios Passivhaus en varios países del sur de Europa, e incluso en zonas subtropicales como Japón, Corea del Sur o Nueva Zelanda.

En la actualidad las monitorizaciones en edificios Passivhaus se realizan sobre todo en climas con menos experiencia en este tipo de construcciones o en tipologias nuevas (rehabilitación de viviendas, supermercados, bibliotecas etc.)

El interés del estándar Passivhaus reside en poder simplificar significativamente los sistemas activos de calor y frio, pues este tipo de edificios requieren muy poca energía para mantener muy buenas condiciones de confort climático en su interior.

Cabe subrayar que un punto fundamental del la filosofía Passivhaus Institute, desde sus inicios, es proyectar y construir edificios de bajo consumo a costes asequibles.

Edificios de energía neta casi nula

En la última directiva sobre construcción de edificios el Parlamento Europeo ha introducido el concepto de edificio de “energía neta casi nula” (NZEB/ ECCN).

Según esta directiva “La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energías procedentes de fuentes renovables, incluida la energía procedente de fuentes renovables, producidas in situ o en el entorno”. Los Estados miembros de la unión europea deberán aumentar el número de edificios NZEB hasta que acabe siendo un estándar de construcción en 2020.

Estándar de construcción Minergie-ECO

Minergie-ECO es el estándar de construcción de bajo consumo en Suiza, y se aplica en diferentes versiones:

  • Minergie
  • Minergie-P
  • Minergie-A

o combinado con el sello ECO desarrollado por la asociación suiza eco-bau

Minergie-P podría considerarse la versión suiza de Passivhaus; en cambio Minergie-ECO abarca, además de criterios de bajo consumo energético, ámbitos de calidad de vida y salud, el temario de impacto ambiental de la construcción misma y considera todo el ciclo de vida de un edificio, desde la fase de obra, a la de uso, hasta su demolición.

La ventaja de Minergie-ECO es la sencillez de control en la fase de proyecto, que integra sus criterios con preguntas muy directas al diseñador del edificio.

 

Fuentes:  De la casa Pasiva al Passivhaus-Autor- Micheel Wassouf; http://www.breeam.es/conocenos/breeam-espana; https://es.wikipedia.org/wiki/LEED

Autor: Micheel Wassouf arquitecto – CEO de Energiehaus Arquitectos

*Alemania: DGNB, BNB; Brasil: AQUA, LEED Brasil; Canadá: Leed Canada, Green Globes; España: VERDE; Estados Unidos: LEED, Green Globes, Finlandia: PromisE; Francia: HQE; Reino Unido: BREEAm; Italia: Protocollo Itaca; México: Leed México; Países Bajo: BREEAM Netherlands; Portugal: Líder A, etc.

 

 

¿Eres arquitecto? este curso podrían interesarte

"Energiehaus_curso_Passivhaus_designer"

¿Eres un profesional de la construcción? este curso te interesa

"Passivhaus-tradesperson"

 

Volver arriba