Saltear al contenido principal

Semana 1- vídeo-clase del curso de verano “Filosofía del Passivhaus” por @mwassouf

LUNES 6 AGOSTO Masterclass Micheel Wassouf

Curso de “Introducción al Passivhaus*”

Hablamos del contexto global del Passivhaus 

Aparecen en los años 70 las primeras normas de construcción de bajo consumo energético. En Suecia por ejemplo se publica en 1975 la SBN75 que impone transmitancias térmicas de 0,3 W/m2k para paredes y 0,2 para cubiertas, y unas infiltraciones muy bajas, basadas en los tests de Blower Door (3/h para viviendas unifamiliares).

En los años 80 se construyen una serie de edificios de bajo consumo, cuya definición internacional sería: Demanda energética ≤ 0,02 kWh/m2 y kelvin-día. En Alemania, este valor equivale a una demanda para calefacción de 70 kWh/m2a. En Roma, solo serían 28 kWh/m2a. En Alemania, el Land Hesse establece una primera línea de subvenciones para edificios de bajo consumo en el año 1988.

En este mismo Land se financia a finales de los ochenta un “proyecto de investigación preparatorio para casas pasivas”, liderado por Doctor Wolfgang Feist y Bo Adamson. Feist fundará unos años después el PHI en Darmstadt.

La intención de este proyecto era desarrollar un tipo de edificios de muy bajo consumo con un coste relativamente bajo para los promotores y usuarios. Feist y Adamson descubrieron que llegando a una demanda muy baja para calefacción de menos de 15 kWh/m2a, el poco calor necesario para mantener el confort en invierno se podía suministrar a través de la ventilación mecánica de doble flujo. De esta manera se podía prescindir de la instalación convencional de radiadores (o de suelo radiante), con lo cual, este edificio resultó más económico en su ciclo de vida que un edificio de referencia de bajo consumo. A raíz de la investigación de Feist y Adamson, se ha construido un primer edificio piloto de 4 viviendas pareadas en Darmstadt-Kranichstein, terminado en 1991.

Este edificio es objeto de una serie de proyectos de evaluaciones y monitorizaciones, todas con resultados muy positivos. De hecho, la demanda real de este edificio para calefacción media anual es de 10 kWh/m2a.

Hoy en día, el estándar Passivhaus se está aplicando no solo para el sector doméstico, sino también en el sector terciario y en edificios docentes. Recientemente se han certificado incluso supermercados, estaciones de bomberos o centros deportivos en Passivhaus. Este estándar se aplica también para rehabilitaciones, aunque es más difícil de conseguir, dado que depende mucho de la orientación y del perfil solar del edificio. Por eso, se ha creado recientemente el sello EnerPhit, que se aplica en la rehabilitación energética de edificios, y que establece unos requisitos adaptados a las dificultades que representa una rehabilitación energética.

 

Martes 7 de agosto:

Una casa pasiva es mucho más que una vivienda de consumo de energía casi nulo. Los criterios técnicos, constructivos y de diseño que sigue el estándar Passivhaus convierten el edificio en un lugar muy confortable y saludable.

Este tipo de edificios garantiza además una factura energética muy reducida para el usuario.

Definición oficial de una casa pasiva: Un edificio que es capaz de acondicionar térmicamente los espacios solo a través de un caudal de aire mínimo necesario para mantener una buena higiene interior.

Los criterios de diseño de una Passivhaus se basan en una adecuada combinación y optimización de los siguientes aspectos fundamentales:

DISEÑO

Los criterios de diseño de una Passivhaus se basan en una adecuada combinación y optimización de los siguientes aspectos fundamentales:

Compacidad
La compacidad se define como el cociente entre la superficie envolvente exterior y el volumen que encierra. Una alta compacidad reduce las pérdidas energéticas del edificio. Sin embargo, la compacidad no debe ser un imperativo que perjudique la calidad arquitectónica de los edificios y de su entorno urbano. El argumento energético es sólo uno de los diversos factores que lleva a una arquitectura de calidad.

Protección solar
La radiación solar es la fuente pasiva de calefacción en invierno pero se convierte en un inconveniente en verano. La protección solar nos permite optimizar los huecos del edificio para maximizar las ganancias solares en invierno y minimizarlas en verano.

Orientación
La orientación del edificio afecta a la demanda energética a través del impacto de la radiación solar y del viento sobre la envolvente. Una buena orientación permite el aprovechamiento de la energía solar gratuita para la calefacción pasiva en invierno. Una buena orientación adquiere especial importancia en climas con una alta radiación solar como puede ser el caso de España.

Reflectividad solar
Aumentando la reflectividad de las superficies exteriores se disminuye la absorción de la radiación solar disminuyendo así la demanda de refrigeración en verano.

 

CONCEPTOS CLAVE DE UNA PASSIVHAUS

  • DISEÑO
  • AISLAMIENTO TÉRMICO
  • INÉRCIA TÉRMICA
  • AUSENCIA DE PUENTES TÉRMICOS
  • ALTA CALIDAD DE VENTANAS
  • HERMETICIDAD
  • VENTILACIÓN CONTROLADA CON RECUPERACIÓN DE CALOR
  • VENTILACIÓN NATURAL CRUZADA EN VERANO
  • MODELIZACIÓN ENERGÉTICA DE GANANCIAS Y PERDIDAS

OTROS CURSOS PASSIVHAUS QUÉ PUEDEN INTERESARTE 2018-2019

 

 

 

*Texto legalLa empresa Energiehaus Arquitectos SLP se reserva el derecho a modificar,  ampliar o finalizar el curso  “introducción al Passivhaus” y sus contenidos en cualquier momento y sin previo aviso a sus seguidores. Este curso es gratuito y se impartirá exclusivamente en las diferentes redes  sociales online propiedad de Energiehaus Arquitectos SLP.
Los contenidos son propiedad de Energiehaus Arquitectos y queda prohibida su difusión por terceros con fines comerciales

Volver arriba